miércoles 21 , febrero, 2024
San Miguel de Tucumán
21°

Ganadores a la Labor Periodística

miércoles 21 , febrero, 2024
San Miguel de Tucumán
21°

Ganadores a la Labor Periodística

Axel Kicillof, la piedra en el zapato que le pone Cristina Fernández de Kirchner a Wado de Pedro

 Axel Kicillof, la piedra en el zapato que le pone Cristina Fernández de Kirchner a Wado de Pedro

A cuatro semanas del cierre de listas, Cristina Fernández de Kirchner juega al misterio.

Menos de un mes resta para el próximo 24 de junio, una fecha clave dentro del calendario electoral de 2023: ese día está previsto que venza el plazo de presentación de precandidatos y que comience formalmente la campaña proselitista en el ámbito nacional.

Hasta entonces cada agrupación política tendrá tiempo para dar rienda suelta a la «rosca» interna y deliberar sobre eventuales postulaciones: cuando se cumpla ese «deadline», todos los casilleros deberán completarse con nombre y apellido. Faltan cuatro semanas y tanto en el oficialismo como en la oposición las fichas todavía se están acomodando en el tablero.

Por el lado del Frente de Todos, muchos de quienes concurrieron el jueves pasado a la Plaza de Mayo a vitorear a Cristina Fernández de Kirchner esperaban que durante esa lluviosa jornada la vicepresidenta y jefa del espacio otorgara su bendición a un «candidato K» con vistas a las próximas elecciones.

Pero la titular del Senado prolongó la indefinición al respecto y en filas kirchneristas algunos consideran que la incertidumbre genera condiciones para relanzar el «operativo clamor», mientras se entusiasman -nuevamente- con la posibilidad de que sea Cristina quien compita este año por la presidencia de la Nación.

Si bien la exmandataria confirmó días atrás que se bajaba de la contienda electoral, en el kirchnerismo existen quienes creen que hasta que no designe a «su» candidato se mantiene entreabierta la chance de que revea su postura y se presente: «¡Cristina presidenta!», cantaba la militancia en la plaza el jueves pasado durante un acto que la tuvo como única oradora.

«Es una debilidad nuestra no tener resuelto aún quién será nuestro candidato, pero mientras ella no anuncie el nombre del sucesor, nadie cree en el ´no´ de Cristina y están dadas las condiciones para que el operativo clamor continúe», dijo a Noticias Argentinas una fuente kirchnerista, que agregó que la militancia esperaba que fuera Eduardo «Wado» de Pedro el «elegido». Pero la conmemoración por el 20° aniversario de la asunción de Néstor Kirchner como jefe de Estado se diluyó sin mayores novedades al respecto.

La alternativa Kicillof

En las últimas horas, sin embargo, el ministro del Interior lanzó un spot publicitario en clave electoral y compartió un acto junto a su par de Economía, Sergio Massa, cuyo capital político tambalea frente a los embates de la inflación: algunas consultoras privadas estiman que el aumento del costo de vida de mayo podría superar al registrado en abril pasado (8,4 por ciento).

Parece claro que si «Wado» de Pedro empieza a mostrarse más activo pensando -en principio- en los próximos comicios presidenciales es porque obtuvo el aval de Cristina para levantar el perfil. Pero la «jefa» del espacio oficialista aún no lo empoderó formalmente como el «candidato K«. Por consiguiente, se mantiene el suspenso, en momentos en los que algunos dentro del oficialismo entienden que el mejor postulante que podría tener hoy el FdT para la presidencia de la Nación es el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

En este sentido, la misma fuente consultada por NA consideró que el ministro del Interior no tiene -en la actualidad- la espalda lo suficientemente ancha como para evitar ir a las PASO, a diferencia de lo que sí podría ocurrir con Kicillof si salta el cerco y compite por la primera magistratura, pese a sus intenciones de ir en busca de una reelección en la provincia.

«Si el candidato (a presidente) es Axel, sería muy difícil que alguien le pudiera plantear una interna», agregó. En cambio, si el designado por Cristina resulta ser finalmente De Pedro, es de esperar que «Wado» deba someterse a una pulseada electoral con Daniel Scioli o algún otro precandidato peronista el próximo 13 de agosto en las PASO.

En ese contexto, promover la figura de De Pedro podría suponer para el kirchnerismo la paradoja -y el desafío- de intentar ensalzarlo como una «opción superadora» del propio Gobierno que él integra. Quizá por ese motivo Cristina deslizó el jueves pasado un peculiar elogio hacia la gestión de Alberto Fernández en la Plaza de Mayo, a pesar de poner de relieve sus «diferencias» con el primer mandatario.

Se espera que en las próximas horas Agustín Rossi también confirme de manera formal sus aspiraciones de competir por la presidencia este año, aunque en filas kirchneristas algunos sostienen que tanto el jefe de Gabinete como el dirigente social Juan Grabois -otro precandidato dentro del FdT- «en realidad lo que están pidiendo son lugares en las listas». «De todos ellos el más creíble y el más sólido es Scioli, los demás lo que están reclamando es que no los dejen afuera», plantean.

Se devalúan las acciones de Massa

¿Y Sergio Massa?: «Con 7 u 8 por ciento de inflación mensual convengamos que es difícil presentarse como candidato», dijo la fuente consultada por esta agencia. En este sentido, el infatigable aumento del costo de vida en la Argentina genera, en filas del albertismo dentro del Gobierno, razonamientos similares -aunque no tan tajantes- con respecto a las perspectivas del líder del Frente Renovador de cara a las próximas elecciones.

«En enero pasado parecía el candidato de consenso, pero hoy la economía está muy complicada y se achican las posibilidades de todos en este escenario», comentó otra fuente. En el entorno albertista insisten en que, dada la actual coyuntura, son las PASO la mejor herramienta para ungir al postulante presidencial del Frente de Todos de cara a los comicios del próximo 22 de octubre.

En ese marco, dirigentes cercanos a Fernández en las últimas semanas han estado apuntalado la precandidatura de Scioli, mientras destacan la necesidad de que el jefe de Estado se reúna con Cristina para «ordenar el espacio, definir cómo serían las PASO y explorar o matar la posibilidad de un consenso», según averiguó Noticias Argentinas consultando fuentes del albertismo.

Quienes acompañan al presidente desde la primera hora en la gestión mantienen charlas en tal sentido con Fernández y consideran que llegó el momento de sentarse a coordinar con Cristina la estrategia electoral. También plantean que sería conveniente «preservar a Kicillof» y mantenerlo en la provincia de Buenos Aires: «Si renueva su mandato, como es lo más lógico, a partir del 11 de diciembre (próximo) quedaría parado como el jefe de la oposición peronista desde la Gobernación si no se retiene el Gobierno nacional», resaltó la fuente albertista.

Finalmente, por el lado de la oposición, más específicamente de Juntos por el Cambio, se alzaron en los últimos días voces de preocupación por el sostenido avance del libertario Javier Milei en encuestas sobre intención de voto y la posibilidad de que tanto Horacio Rodríguez Larreta como Patricia Bullrich muerdan el polvo el 13 de agosto con sus precandidatos en la cardinal provincia de Buenos Aires: Diego Santilli y Néstor Grindetti, en forma respectiva.

Desde el radicalismo salieron a reclaman un acuerdo para competir con un postulante de «unidad» por la Gobernación provincial. Mientras tanto, la interna entre Rodríguez Larreta y Bullrich sigue adelante y hoy por hoy cuesta imaginar un escenario en el que ambos, una vez conocido el resultado de las PASO, hagan las paces y comiencen a trabajar juntos, codo a codo, en pos de una victoria de Juntos por el Cambio en octubre próximo.

Noticias relacionadas