martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

Jaldo dio las primeras pistas de lo que será su plan de seguridad

 Jaldo dio las primeras pistas de lo que será su plan de seguridad

El vicegobernador le pidió a la Policía más presencia en las calles. Anunció que serán colaborados por los ministerios de Desarrollo Social y de Salud. Una posible renuncia.

“Todos aquellos que no se sientan capacitados para realizar esta tarea o no tengan las energías necesarias para asumir el compromiso pueden decirlo. No habrá ningún problema en acompañarlos en su retiro”. Esas fueron las palabras que eligió el vicegobernador Osvaldo Jaldo para expresar su opinión sobre el enrarecido clima que se vivió en la fuerza porque un comisario se negó a asumir como jefe de la Unidad Regional Capital. Lo hizo en una reunión que se desarrolló en la Casa Gobierno con la plana mayor de la fuerza y en la que también disparó otro título: “en Seguridad no hay transición”.

El lunes, el ministro de Seguridad Eugenio Agüero Gamboa anunció modificaciones en la estructura de mando policial. Se había designado a Mauro Fernández como jefe de la Unidad Regional Capital, la jurisdicción más importante de la provincia. Sin embargo, el elegido rechazó el ofrecimiento, respuesta que fue considerada como un acto de insubordinación y una señal de falta de compromiso. Por ese motivo, el gobernador electo, que había dado el visto bueno a los cambios, se sintió tocado por la decisión del comisario. No sólo le firmaría el retiro, sino que dejó en claro que podría hacer lo mismo con todos aquellos que deberán retirarse a fin de año por una cuestión generacional.

La Casa de Gobierno vivió una rutina poco habitual en estos tiempos. Demasiados uniformados desfilaron hasta el despacho privado gubernamental, en el primer piso de la sede del Poder Ejecutivo. En ese lugar, Jaldo los esperaba. Las caras de los integrantes de la cúpula policial y de las autoridades del Ministerio de Seguridad exteriorizaban el temor y la incógnita acerca de lo que sucedería en la cumbre. Cada vez que el vicegobernador en ejercicio del PE los convocaba era para buscar una vuelta de tuerca a la política de seguridad. La última reunión no fue la excepción. Jaldo fue claro al arrancar el encuentro. “No hay transición. Todos ustedes saben que desde hace ocho años venimos trabajando codo a codo con el gobernador Juan Manzur. Por cuestiones de agenda, él no puede estar hoy aquí, pero yo sí”, indicó el gobernador electo. “La Policía debe tener presencia en cada rincón de la ciudad, en cada pueblo, en cada municipio”, les reiteró, luego de dar sus condolencias por los efectivos caídos en las últimas semanas.

Tras esa cumbre, Jaldo habló con la prensa. Negó más cambios, pero en la atmósfera oficial quedó boyando la idea de que, si no hay acción, habrá reacción, como pasó con las modificaciones efectuadas al arrancar la semana. El vice no quiso avanzar demasiado en detalles acerca de las medidas para encarrilar el rumbo en materia de seguridad. Algunos colaboradores señalaron que hubo contactos previos con su compañero de fórmula. “Es Manzur al que le corresponde tomar definiciones porque es el gobernador actual”, sugirieron en el entorno jaldista.

Usaron esas palabras ante el posible pedido de renuncia al secretario de Seguridad, Luis Ibáñez, señalado como único responsable de la elección del comisario Fernández.

Ibáñez es el más “manzurista” de todos los funcionarios del área. Llegó de la mano del ex ministro Claudio Maley como subsecretario. Después de la sorpresiva renuncia como secretario de Miguel Gómez (hoy titular del Servicio Penitenciario), pasó a ocupar ese puesto. Ni con la llegada de Agüero Gamboa fue reemplazado, por lo que está cerca de cumplir seis años en esa función. En los próximos días podrían producirse mayores novedades.

Más pedidos

“Quiero que los policías estén en las calles”, les dijo Jaldo a los miembros de la plana mayor exigiendo que se fortalezcan las tareas de prevención del delito en toda la provincia. “Están haciendo un buen trabajo, pero hay que redoblar los esfuerzos para mejorar los resultados”, añadió.

También adelantó que a partir de octubre no estarán solos en las calles, ya que ordenará que otras áreas del Estado colaboren con ellos. “Claramente dijo que saldrán todos a las calles”, indicó uno de los asistentes del cónclave. Integrantes del “jaldismo” adelantaron que su intención es involucrar a los ministerios de Desarrollo Social y al de Salud en la lucha contra el delito.

“Básicamente quiere que estén codo a codo con la Policía brindando asistencia a las personas que estén afectadas por los consumos problemáticos de alcohol y de droga”, explicó una fuente. “Está buena la idea. Muchas veces se nos presenta una madre para decirnos que detengamos a su hijo y así no se drogue, pero no podemos darle una respuesta porque no sabemos cómo hacerlo”, explicó.

El gobernador electo también consideró que la crisis carcelaria es un problema, pero es la tarea que deben afrontar. “Prefiero que los detenidos estén incómodos en un calabozo y no libres en la calle”, les dijo. También les adelantó que guardiacárceles se encargarán de asistirlos en la custodia de las personas privadas de la libertad. Además, según los testimonios de los asistentes, dio una versión diferente de la del ministro de Obras Pública Martín Soria al señalar que al menos parte del penal de Benjamín Paz podría inaugurarse en diciembre y no en mayo como informó.

Algunos comisarios también le expresaron dos preocupaciones. La primera, la falta de recursos para realizar tareas de prevención, especialmente en el servicio 911 y en la Regional Capital. Además mostraron su preocupación por la cantidad de consignas que ordena la Justicia. Según las estimaciones de funcionarios del área de Seguridad, serían casi 5.000 los efectivos destinados a realizar esta tarea, lo que representa casi el 50% del total de la fuerza.

Por Marcelo Aguaysol y Gustavo Rodríguez

Noticias relacionadas