martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

Los investigadores del caso Ostriz apuntan a Toto, el amigo que llevó al joven a encontrarse con sus verdugos

 Los investigadores del caso Ostriz apuntan a Toto, el amigo que llevó al joven a encontrarse con sus verdugos

Cuando una investigación se complica, cualquier dato puede ser clave para encaminarla. La pesquisa por el asesinato de Lautaro Alexander Ostriz (24), que hace tres semanas conmociona a Estación Aráoz. 

El testimonio de un arrepentido, Cristian Leal (24), instaló como móvil del crimen la desaparición de más de tres kilos de droga que le habrían entregado al joven.

Ostriz fue secuestrado el 10 de agosto. Nada se supo de de él hasta el 20 de este mismo mes, cuando Leal se presentó ante las autoridades para contar que lo habían matado y que a su cuerpo lo habían arrojado a un descampado. 

El fiscal Ignacio López Bustos logró que a él, a Hugo “Negro” Fernández (47), a Miriam Paz (57) y a Roque Tula (32) le dictaran la prisión preventiva luego de ser acusados de homicidio agravado por haber sido premeditado y cometido por dos o más personas.

El arrepentido sumó otro nombre en la causa: se trata de “Totó”. Según Leal, él había guardado o escondido la droga de los acusados y al que buscarían “apretar” para que diga dónde estaba. 

El señalado es Mauricio Brandán (23) que fue la última persona que vio con vida a Ostriz. Él fue quien llevó a la víctima al lugar donde fue capturado por los acusados de haberlo asesinado.

Hace exactamente dos semanas, cuando las autoridades buscaban al joven, fue entrevistado por personal de la fiscalía de Delitos Complejos a cargo de Mariana Rivadeneira. “Lo dejé allí y me fui a la peluquería. Durante el viaje Lautaro iba mensajeando por celular, pero no sé con quién. Creo que en los mensajes nombraba a un tal Cristian Leal, vi de reojo y me pareció eso. Pero no hablamos nada durante el trayecto”, declaró. 

Tres días después, la persona que el testigo mencionó terminaría confesando todo.

“Totó”, que es empleado de un corralón en Estación Aráoz, también fue clave en la pesquisa por otro detalle: él fue quien recibió el supuesto mensaje que había escrito Ostriz luego de haber sido capturado. “Decía: ‘Mano me está llevando una mina que es tránsfuga en una camioneta negra en la parte de atrás’. Terminaba diciendo avisá por favor o ayudame, no recuerdo bien”, dijo cuando fue entrevistado en la fiscalía. 

Ese pedido fue recibido el jueves 10 a las 19.25, horario en el que supuestamente los sospechosos estaban con el por ese entonces desaparecido.

Para los pesquisas, no es un dato menor. Leal admitió que fue amenazado de muerte para que citara a Ostriz con el único fin de recuperar la droga. También señaló que la autora de ese mensaje podría haber sido Paz momento después de que escuchara que Fernández le dijera a Ostriz que ya arreglaría cuentas con Brandán, el que supuestamente tenía la cocaína. 

“¿Por qué Lautaro eligió a su amigo y no a un familiar para pedir ayuda? ¿Y si realmente el mensaje que se envió fue un engaño para convocar a ‘Totó’ y hacer lo mismo que hicieron con la víctima?”, se preguntó un investigador.
En su presentación en la fiscalía, el testigo informó también que la víctima se dedicaba a prestar dinero, pero también cerró su entrevista con llamativas palabras: “Quiero que esto se solucione pronto, que Lautaro aparezca porque ya no doy más de mi cabeza. La Policía me pregunta a cada rato y, al que se cruza, lo levantan”. Después de haber declarado, entregó su celular que ya está siendo analizado.

Sí se pudo establecer que ni la víctima ni ninguno de los cuatro imputados por el crimen tienen antecedentes ni aparecen mencionados en alguna causa por narcotráfico.
 Paz, según denunció en la audiencia de formulación, soportó varios allanamientos y dijo que en uno de ellos denunció a varios funcionarios policiales. “La Justicia le dictó una orden de protección a su favor por el acoso que sufría”, indicó Silvia Furque, defensora de la acusada.

“Es cierto, la allanamos por diferentes causas, pero nunca encontramos drogas. Todos los procedimientos fueron legales y autorizados por un juez competente. No existe ningún acoso”, afirmó el jefe de la Unidad Regional Este, Fabio Ferreyra. “Son pedidos falsos que se hacen por una causa de robo y terminan buscando cualquier otra cosa. Son ilegales”, afirmó Furque.

“Todo parece indicar que el crimen fue por una cuestión de drogas. Eso es lo que entendió nuestro defendido. Está aterrado por lo que vivió. Se ordenó que permanezca alojado en un lugar especial para evitar sufrir algún tipo de represalias”, dijo Roberto Vicic, defensor de Leal. “Está en condiciones de aportar más datos, pero necesitamos hacer un pacto con la fiscalía para que mejore su situación procesal. Al final él contó todo para esclarecer el hecho y le dictaron más meses de prisión preventiva que a los otros tres imputados”, finalizó.

El fiscal López Bustos mientras tanto, aguarda los resultados de varias pericias para avanzar con la investigación, en la que el análisis de los celulares puede ser la clave para resolver el enigma.

Fuente: CONTEXTO

Noticias relacionadas