martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

martes 28 , mayo, 2024
San Miguel de Tucumán

Ganadores a la Labor Periodística

Inflación: las proyecciones y advertencias del Banco Central para lo que resta del año

 Inflación: las proyecciones y advertencias del Banco Central para lo que resta del año

La entidad monetaria le pone fecha de vencimiento a esta desaceleración del índice de precios.

Si bien sigue proyectando una desaceleración de la tasa de la inflación para los próximos meses, Banco Central (BCRA) pone el ojo en el valor de la carne y estima una fecha de vencimiento para esta merma del índice de precios al consumidor durante la primavera.

En esa época del año, no solo la carne tendría una actualización sino que también los ajustes salariales darían lugar a la gradualidad de la baja de los precios minoristas.

En su último balance, según publica Ámbito, el BCRA considera que las medidas instrumentadas para reducir la volatilidad (suba de la tasa de interés, renovación y ampliación del swap con China, el restablecimiento del Dólar soja y agro) lograron contener la aceleración inflacionaria evitando un proceso de espiralización al tiempo que los precios de los alimentos frescos jugaron a favor y así en mayo hubo una leve reducción de la tasa de inflación mensual. “En junio se profundizó el descenso de la tasa de inflación al 6% mensual y fue más difundida entre los distintos agrupados del IPC respecto a la de mayo; de esta forma, el ritmo de suba de los precios retornó a un nivel similar al de enero que, si bien es aún elevado, implica una marcada reducción respecto al 8,4% alcanzado en abril”, señala el ente monetario.

En su último Informe de Política Monetaria (IPOM) dice que “para los próximos meses se prevé una reducción gradual de las tasas mensuales de inflación núcleo sin carnes”. Allí sostiene que “un conjunto de factores explica la perspectiva de gradualidad en dicho descenso durante el resto del año, entre ellos, el ritmo de suba de los salarios nominales implícito en las paritarias recientes y las elevadas expectativas de inflación”.

Con relación a las negociaciones salariales el BCRA destaca que se observa además “un acortamiento de los plazos contractuales y un aumento en la cantidad de tramos de incrementos otorgados”. En tal sentido, reconoce que el salario registrado ha caído en términos reales en los primeros meses del año generando presiones al alza para las renegociaciones que se darán durante el segundo semestre. Pero también advierte que “sobre el nivel general de precios incidirá la típica volatilidad de los precios estacionales que tienden a acelerarse en septiembre y octubre, y de las carnes, mientras que se prevé una ligera desaceleración de los precios regulados, tras la actualización de las tarifas de los servicios públicos que se verificó en el primer semestre”.

En lo que respecta a Alimentos y bebidas no alcohólicas (AyB), el IPOM reconoce el impacto favorable del menor ritmo de los precios de las carnes que permitió una desaceleración de AyB en el trimestre, pese a que la mayoría de sus agrupados se aceleró. Al igual que el IPC general, la división presentó una evolución dispar a lo largo del segundo trimestre, alcanzando un pico de 10,1% de suba mensual en abril para luego desacelerarse significativamente hasta 5,8 y 4,1% en mayo y junio, respectivamente, promediando de esta forma un incremento de 6,7% mensual en el segundo trimestre (-2 puntos menos que en el I trimestre). “La desaceleración de mayo y junio respecto de abril obedeció a la evolución de los alimentos frescos (carnes, frutas y verduras), que promediaron una suba de 1,2% en dichos meses luego de haberse incrementado 11,1% en abril. Entre los alimentos frescos, el agrupado Carnes y derivados (de elevada ponderación en la canasta de consumo familiar) fue el que explicó la mayor parte de la desaceleración respecto al primer trimestre. Luego de haber promediado un alza de 11,5% mensual en el primer trimestre, destacándose la suba de 19,5% en febrero, las carnes redujeron su ritmo de suba en abril hasta 9,1% y luego evidenciaron una significativa y previsible desaceleración en mayo y junio (1,4% promedio mensual). “Esta evolución refleja el comienzo del período del año en el que suelen registrarse incrementos mensuales acotados vinculados al ciclo ganadero”, explica el IPOM.

Fuente: LA GACETA

Noticias relacionadas