jueves 18 , abril, 2024
San Miguel de Tucumán
24°

Ganadores a la Labor Periodística

jueves 18 , abril, 2024
San Miguel de Tucumán
24°

Ganadores a la Labor Periodística

A pesar de la resistencia K, el Gobierno analiza emitir billetes de mayor denominación

 A pesar de la resistencia K, el Gobierno analiza emitir billetes de mayor denominación

Un inesperado tema se coló en la agenda económica de los últimos días: la emisión de billetes de mayor denominación. Si bien el Gobierno se resistía a hacerlo, el billete de mayor denominación -1.000 pesos- apenas equivale a USD 2,71 si se tiene en cuenta la cotización de $369 a la que cerró la semana el dólar blue.

En el Gobierno finalmente reconocieron la problemática y admitieron que hay «conversaciones» para sacar un billete de mayor denominación. Hay proyectos en estudio para sacar billetes de $2.000 y $5.000

La medida se basa en la pérdida de valor del billete de máxima denominación de Argentina, de 1.000 pesos, debido a la elevada inflación, que en 2022 superó el 94%.

El Ministerio de Economía estaría decidido a romper un tabú kirchnerista y emitir billetes de mayor denominación, que podrían llegar a ser de 5.000 o incluso de 10.000. La oportunidad para avanzar en este sentido será el cambio de timón en la Casa de la Moneda.

El martes asume el nuevo titular de la institución, Ángel Mario Elettore, y el miércoles se reunirá con el ministro de Economía, Sergio Massa. El kirchnerismo sostiene que emitir billetes de mayor denominación incentivaría la inflación, a pesar de los enormes costos que genera para el propio BCRA, las empresas e incluso el medio ambiente la gigantesca cantidad de billetes emitidos.

Desde que fue emitido hace poco más de 5 años el billete de $1.000 ya perdió más del 90% de su poder adquisitivo. Actualmente tiene un valor, siempre teniendo en cuenta la cotización del dólar blue, que en algunas ciudades de Estados Unidos no alcanzaría para pagar un billete de colectivo o que en la actualidad no alcanza para comprar un yogur con cereales en un negocio de la Costa Atlántica.

Pese a todas las dificultades operativas que implica el bajísimo poder adquisitivo de los billetes en circulación, algunas sectores exhiben cierta renuencia al considerar que los billetes de baja denominación incentivan el uso de dinero electrónico y contribuyen a “blanquear” y regularizar buena parte de la actividad económica que ahora queda registrada y antes se operaba de contado, “en negro” y sin ticket.

Cuando comenzó a circular el actual billete de $1.000, el 1° de diciembre de 2017, el dólar valía $17,55, por lo que el mayor billete argentino servía para comprar 56,90 dólares. La inflación de ese año fue 24,8 por ciento. La erosión del poder adquisitivo del billete desde su salida a la calle muestra el efecto de la inflación. En 60 meses, desde diciembre de 2017 a diciembre de 2022, la inflación acumulada fue de un abrumador 825 por ciento. Para preservar el poder adquisitivo que tenía al nacer, el billete de mayor denominación debería multiplicar su valor nominal por 9,25 para seguirle el ritmo a la suba de los precios al público. Esto es, debería ser de 9.250 pesos.

Noticias relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *